Consejos para aumentar la productividad con la iluminación | Sabor Universal


Consejos para aumentar la productividad con la iluminación

- Publicidad -

Una buena iluminación puede cambiar el aspecto de manera radical de cualquier estancia. Pero no solo eso, puede además afectar nuestro humor, nuestra salud y nuestra proactividad. Especialmente ahora que viene la vuelta al cole, descubre cómo puedes hacer que desde los más pequeños hasta los más mayores sean capaces de lograr una mejor concentración en sus tareas.

iluminacion adecuada

Si en tu casa posees un espacio donde poder hacer los deberes o actividades que necesiten concentración, tales como un estudio o una pequeña oficina. Entonces este lugar será el sitio perfecto. Es importante que existan las menos distracciones posibles, que las paredes sean blancas para un mayor reflejo de la luz y sobretodo, que la luz contenga la intensidad y temperatura de color adecuadas.

La intensidad lumínica está determinada por los lúmenes que contiene una fuente de luz. Dependiendo de la altura de los techos y la capacidad de las paredes de proyectar la luz se necesitará un flujo lumínico superior o inferior. Sin embargo, generalmente la luminaria ideal es una luz focal, ya sea empotrada o en carril, apuntando directamente sobre la mesa. Una intensidad lumínica media y situada de manera que nuestra propia sombra no interfiera en la visibilidad.

Para este tipo de habitaciones lo mejor es escoger una temperatura de color de 4000 Kelvin. Estudios demuestran que esta temperatura de color ayuda a aumentar la concentración y a prevenir la somnolencia mientras trabajamos. Es por esta razón que todas las oficinas, colegios, bibliotecas y universidades usan esta temperatura de color para mejorar nuestra actividad cerebral.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que si las tareas de estudio se suelen realizar en los dormitorios, entonces es mejor no romper la atmósfera cálida y acogedora que éste debería tener. Para un dormitorio, la temperatura de color ideal es de 2700 Kelvin, si bien es una temperatura de color muy cálida- no recomendada para el estudio- el dormitorio es nuestro principal lugar de relajación diario. Por lo que, una temperatura de color fría podría hacernos acumular más estrés. En estos lugares deberías escoger una luz general de 2700 Kelvin combinada con una luz de mesa o flexo con una temperatura de color de 4000 Kelvin, usada tan solo en aquellos momentos de estudio o lectura.

Sin embargo, cabe además mencionar que si el trabajo se realiza con una pantalla de ordenador de dimensiones considerables, entonces el mejor equilibrio de luz y visibilidad sería una temperatura de 3000 Kelvin. Ayudará a no sobrecargar la vista y evitará que la iluminación sea tan intensa que acabe produciendo jaquecas.

- Publicidad -

Posts Relacionados

Autor: becario Usuario de nuestro equipo de redactores y aprendices que con esfuerzo y viveza aprenden el oficio de la redacción en un periódico digital... Los Becarios son los Indiana Jones de Sabor Universal...

Responder entrada